WHAT'S NEW?
Loading...

Los 10 mandamientos del cliente que debes saber.

1. El cliente por encima de todo:

Frente a la diversidad de formulas que existen para procurar tener a los clientes contentos y satisfechos, esta es la que esencialmente más funciona, pero aunque este gran lema haga parte del plan estratégico de una empresa, muchas veces no se cumple ¿Cómo podemos incluir esta frase y hacerla realidad dentro de una organización? Para cumplir este mandamiento en un 100% , se debe tener empleados soñadores que piensen y hablen positivamente de sus clientes, que evalúen las impresiones de sus clientes ya sea con una encuesta o bien con una entrevista en alguna reunión formal, tener buena actitud frente a los problemas de los clientes y presentar soluciones rápidas. Así que: ¿Quién es tu mejor amigo? Sin duda alguna, TU CLIENTE.




2. Cuando se quiere lograr algo no hay nada imposible: 

Siempre se debe estar atento a las posibles situaciones que debes enfrentar con tus clientes, en algún momento pueden tornarse pesados o incluso difíciles y te pedirán que consigas o hagas cosas que pueden parecer imposibles en ese instante, pero si se muestra la mejor cara, se brinda una buena atención y se hace el mejor esfuerzo, puedes lograr que baje la guardia y conseguir lo que él cliente desea. No olvides que cualquier cosa que se proponga con pasión y actitud, se pueden lograr.



3. Cumple con todo lo que prometas

Este punto es muy importante, porque de acuerdo al cumplimiento o incumplimiento que tengas con tu cliente va quedar otorgado un valor a la credibilidad de la palabra ya sea como empresa o como persona individual. La seriedad fideliza, por esta razón cumple con todo lo que digas que realizarás o dicho de otra manera cumple con las promesas.



4. Solo hay una forma de satisfacer al cliente, darle más de lo que espera

Si la filosofía organizacional de tu empresa esta orientada hacia la satisfacción total del cliente, pues !SORPRENDELO¡ Dale más de lo que espera, agrega ese valor adicional dejando a un lado el interés económico, claro esta sin perjudicar tu presupuesto.Todas las personas quedamos más que satisfechas cuando recibimos más de lo que esperábamos, entonces si se cumple a cabalidad los requerimientos del cliente y además de esto se otorga una que otra sorpresa, quedará con la boca abierta y deslumbrado. ¿Cómo se logra esto? Conociendo muy bien las necesidades de nuestro cliente y enfocándonos en sus deseos.



5. Para el cliente tu marcas la diferencia

Si hay personas dentro de tu empresa u organización que tienen contacto directo con el cliente, debes reflexionar muy bien si son las personas correctas, ya que puede que todo frente al escenario funcione a las mil maravillas, pero si un dependiente falla, transmite mala actitud o reproduce mala energía, probablemente la imagen que se lleve de todo el negocio no será muy buena y en ocasiones deficiente. Por tanto, empleando políticas como "cueste lo que cueste"  para remediar una situación que tenga a un cliente descontento, es donde esta la clave que marca la diferencia en hacer que  regrese a tu empresa o simplemente jamas quiera volver. 



6. Fallar en algún punto significa fallar en todo


Las experiencias de tus clientes deben ser satisfactorias, por consiguiente no puedes asumir que llevas la batuta o el control de todo a la perfección, si tienes la oportunidad de anticipar posibles fallas o equivocaciones, hacer un plan B o C y hasta D es la mejor opción. Es decir hay muchas cosas que se nos salen de las manos por no haberlas previsto antes, por eso no piense siempre que todo va salir bien, no es una manera de ser negativo, pero si es una manera de ser precavido.



7. Un empleado insatisfecho genera clientes insatisfechos

¿Por que sucede esto? Porque un empleado insatisfecho no da el 100% de él en su trabajo, en consecuencia la experiencia que tenga al ofrecer o entregar el  servicio al cliente externo será regular y no habrá una buena construcción del mensaje o de la comunicación.  Los empleados son el "primer cliente" de una empresa, por la tanto para tener satisfechos a tus clientes externos también hay que tener  entusiasmados y satisfechos a los empleados. Incluir estrategias de marketing que vayan de la mano con las políticas de recursos humanos es un buen objetivo, lo primordial es crear un ambiente de trabajo amigable, donde exista la amabilidad y donde todos ejerzan un estilo de liderazgo colaborador, de esta forma se reduce el estrés y aumenta la producción.














8. El juicio sobre la calidad del servicio la hace el cliente

La única verdad que cuenta a la hora de medir la calidad del servicio es la del cliente, se puede calificar de diferentes maneras, con formularios como el que se visualiza en la imagen de abajo, con buenas referencias de los clientes a los demás porque el resultado del servicio obtenido fue excelente y eso marca la diferencia ya que si les gusto, volverán y si no regresan es porque tal vez no les gusto. No olvides que la calidad del servicio es posible solo es cuestión de darle importancia a tu cliente ya que algunas empresas existen por ellos, de manera que mejorar las relaciones, incrementar la comunicación y el entendimiento, estrechar los lazos emocionales y de satisfacción debe ser una prioridad.











9. Por muy bueno que sea un servicio, siempre se puede mejorar

Aunque se hayan alcanzado las metas propuestas, la clave es dar más, plantear nuevos objetivos, enamorar al cliente, fascinarlo, eso hará que el cliente sea fiel a su empresa. Además hay que tener claro, que estamos en un mundo que esta en constante movimiento y que se actualiza con nuevos conceptos, entonces resulta que una buena manera de mantener la calidad de servicio es sostener una política de mejora continua.



10. Cuando se trata de satisfacer al cliente todos somos un equipo. 

"Dos cabezas piensan más que una", así que al tener un buen equipo de trabajo, las tareas se realizan con más eficacia y por ende se disfrutan mucho más. Las personas de la organización no solo se deben enfocar en la fallas o plantear soluciones y estrategias que se requieran, sino también estar dispuestas a trabajar en pro de la satisfacción del cliente, conocerlo, estudiarlo para determinar sus deseos y cambios y poderlos reconocer con la suficiente antelación y ser asertivo frente a una queja, petición o cualquier otro asunto.




Sara Isabel Giraldo